fbpx

¿Cómo se captura el auténtico mejillón gallego y cómo identificarlo?

El mejillón gallego es una verdadera delicia para los sentidos. Al vapor, a la marinera, a la gallega, vinagreta o como dirían los andaluces “pipirrana”. 

Casi todo le viene bien a nuestro delicado y sabroso bivalvo.  

El mejillón gallego tiene formas particulares en comparación al capturado en las costas mediterráneas al igual que el de otros parientes atlánticos.

Galicia es la primera potencia en el mundo en cultivo de mejillón, estando después en una segunda posición en cuanto a producción. 

Únicamente le supera el gigante asiático chino. Impresionantes datos, ¿no te parece? 

A día de hoy, nuestra comunidad produce el 40% de la producción europea con unos impresionantes números de 250.000 toneladas anuales

En este completísimo artículo sobre el Mytilus Galloprovincialis (Mejillón gallego) vamos, primero a enseñarte cómo identificarlo y, después a explicar la manera de cultivo y captura.

¿List@ para meterte de lleno en aguas galegas? ¡Allá vamos!

¿Cómo es el mejillón gallego? Aprende a identificarlo

El mejillón de nuestra región tiene una fisionomía muy propia y característica. Hecho que le hace ser diferenciable del resto.

Posee un umbo (parte anterior picuda del mejillón) afilado, puntiagudo y con forma de hacha en contraposición a una parte posterior larga y afilada. Como bien sabes, se trata de un bivalvo filtrador con dos conchas de un color negro aunque con predominancia azulada

Su carne, de un sabor espectacular, goza de un color naranja crema, al contrario que otras especies mediterráneas y atlánticas que tienen un tono más apagado o blanco.

Si bien es cierto que el color predominante es el citado anteriormente, se pueden ver variaciones cromáticas entre estos y dentro de cada especie más aún, ya que los mejillones macho son más pálidos que las hembras. 

Un mundo más complejo de lo que aparenta ¿no crees?

Datos Curiosos: 

  • Los “pelillos” que vemos en el interior son filamentos o ramificaciones de sus branquias.
  • El tamaño del mexillón de Galicia es más grande que el del mediterráneo y su sabor es mucho más pronunciado. 

Mejillón Gallego de Batea y de Roca – Dos formas diferentes para obtener un producto de categoría

El mejillón gallego sobrevive formando comunidades ya sea en estado silvestre, sujetado a las rocas gracias al biso y aguantando fuertes batidas, o, por el contrario gracias a la miticultura: 

Miticultura: Se trata de la cría del mejillón en plataformas de madera fondeadas en las rías llamadas bateas o llanos. 

De estas plataformas suspenden cuerdas sumergidas a las que se pegan las crías de mejillón poniéndolas allí mediante unas mallas especiales, las cuales, con el tiempo se desharán permitiendo el total desarrollo de nuestro protagonista.

Actualmente, existe un consejo regulador para el comercio del mejillón gallego, gracias al cual, se ofrece al consumidor una mayor transparencia y seguridad de consumo. 

La Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) “Mexillón de Galicia” es la encargada de amparar a este rico manjar con tales cualidades organolépticas.

Primero la Roca, después Las Rías – El lugar perfecto

Sin duda, el mejillón proveniente de roca es una delicia espectacular, no obstante, imaginarás que para dar abasto con una creciente demanda de este producto, es complicado disponer de él cuando se nos “antoje”.

Por este motivo, los criadores o bateeiros idearon un método con el que crear ejemplares de idénticas cualidades. 

¿Cómo lo hacen? Te lo explicamos:

De los meses de diciembre a abril, los bateeiros se enfrentan a bravos temporales costeros bajando a las rocas del litoral para coger la semilla del mejillón utilizando rasquetas y otras herramientas.

En emplazamientos con mejores condiciones climáticas se pueden usar otros métodos de extracción de mexilla. Como las cuerdas colectoras.

Es, durante la primavera cuando se colocan las cuerdas colectoras en las bateas o llanos. El emplazamiento idóneo son las rías. Llenas de biodiversidad y fitoplancton. 

A continuación, se lleva la semilla a la batea y se confeccionan las famosas “cuerdas de mexilla”, con las que se envuelven las semillas sobre una fina red de rayón biodegradable, o bien, de algodón. 

En estas mallas se desarrollarán las semillas, donde posteriormente, aparecerán ricos mejillones gracias a la desintegración natural de la malla.

¿Quieres saber más sobre todo el proceso? Te dejamos un artículo del Consejo Regulador del Mejillón de Galicia

Marisco 2.0 – El sabor de una región, directamente en casa

¿Qué es lo mejor de este anaranjado manjar? Seguro que ya te haces una idea: 

Primero, es muy muy equilibrado, ideal para aquellos que cuidan su línea. Asimismo, es completo a nivel micro y macro nutritivo y, por último, está de muerte. 

Entendemos perfectamente que se te haya antojado comerte una buena tanda de mejillones al vapor. Por eso mismo, te dejamos un enlace a nuestro auténtico mexillón galego.  

Etiquetado

Deja una respuesta

Abrir chat
1
🦀 ¿Necesitas ayuda?
🦀 ¿Necesitas ayuda?